¡Cotiza tus rejillas GRATIS hoy!

Rollos de lámina de acero galvanizado apilados en bodega

Lámina Galvanizada Lisa y Acanalada: ¡Diversos Calibres y Medidas para Construcción!

La lámina galvanizada es una pieza de acero, que puede ser lisa o acanalada, la cual pasa por un proceso de inmersión en zinc, lo que le da una capa de protección frente a las diversas condiciones del clima, incluso algunas de las más complicadas, como los altos niveles de salinidad. Este producto destaca por su resistencia a la corrosión y a los rayos UV, lo que disminuye la necesidad de un mantenimiento constante, por lo que solo requiere de una limpieza periódica para conservarse en buen estado por una gran cantidad tiempo. 

Se trata de una opción confiable para diversos proyectos de construcción, gracias a su disponibilidad en una amplia variedad de diseños, calibres y medidas. Asimismo, brinda una excelente resistencia, por ello se ha convertido en la opción preferida dentro de la industria de la construcción. Aquí te contaremos todo lo que debes saber sobre este producto, incluyendo información de los modelos que podrás encontrar en Aceros Electroforjados, para que tengas mayor certeza de cuál es el idóneo para tu próxima obra. ¡Sigue leyendo!

Lámina galvanizada sobre fondo blanco
Si te gusta este contenido compártelo en:

¿Para qué sirve la lámina galvanizada?

La lámina galvanizada, en su presentación lisa o acanalada, se puede implementar en distintos sectores, desde la construcción industrial, residencial y comercial hasta la elaboración de elementos dentro de las industrias eléctrica, agrícola, automotriz y alimenticia, además de que tienen múltiples aplicaciones en obras de carácter tanto público como privado. Al respecto, dale un vistazo a la siguiente lista, en la que te presentamos, de manera más específica, los elementos que se pueden elaborar con este producto:

  • Techos
  • Muros
  • Estructuras metálicas
  • Canalones y bajantes para la conducción del agua de lluvia
  • Puertas de herrería
  • Portones
  • Ventanas
  • Cercas perimetrales
  • Molduras y perfiles para decoración y acabados
  • Ductos y tuberías para la conducción de aire, agua y otros fluidos
  • Revestimientos
  • Paneles decorativos para interiores y exteriores
  • Bancas
  • Macetas
  • Barandilla
  • Algunos tipos de perfiles metálicos
  • Herramientas de construcción
  • Maquinaria
  • Contenedores
  • Elementos para la agricultura 
  • Señalización vial
Trabajadores instalando techo de lámina galvanizada

Lámina galvanizada lisa

La lámina galvanizada lisa es un tipo de hoja que se produce a partir de un proceso conocido como laminado en frío. Se trata de un producto que  destaca por su resistencia y flexibilidad, además de que es fácil de manipular, transportar, instalar sobre distintos tipos de estructuras metálicas, soldar y cortar según las necesidades del proyecto en el que se utilice, además de que, gracias a su diseño, se le puede brindar mantenimiento sin hacer grandes esfuerzos o llevar a cabo acciones minuciosas.

Por otra parte, también existe la lámina en rollo, una variante de la lámina lisa galvanizada que, como su nombre lo indica, se encuentra enrollada en sí misma para facilitar su transportación y reducir el espacio necesario para su almacenamiento.

Láminas galvanizadas lisas dentro de un almacén

Lámina galvanizada acanalada

La lámina acanalada galvanizada se caracteriza principalmente por sus crestas o valles, los cuales se forman mediante una máquina laminadora que cuenta con rodillos separados que moldean el acero, dándole al producto un diseño final. Al igual que el modelo liso, su proceso de fabricación se lleva a cabo mediante el laminado en frío. Asimismo, pese a su configuración, se trata de un material que no requiere de mucho mantenimiento a largo plazo, ya que sus canales evitan usualmente el estancamiento de agua sucia.

La forma específica del acanalado de este producto (rectangular, trapezoidal u ondulado), son importantes para determinar su mejor adaptación a ciertos contextos que a otros. Por ejemplo, no es lo mismo utilizar lámina galvanizada para techo en un espacio de granja que en un almacén o la terraza de un departamento. En este sentido, a continuación te presentamos los aspectos más relevantes sobre cada uno de los modelos de este material disponibles en Aceros Electroforjados, para que elijas el más adecuado para tu proyecto:

Lámina R72 galvanizada

Cuenta con un canal antisifón que garantiza un excelente desagüe pluvial. Gracias a su efectivo poder cubriente de 72 centímetros, se adapta tanto a cubiertas de fijación expuesta como a techos y muros que requieren una sólida capacidad de carga. Por ello, es utilizado en la construcción de estructuras como casetas, granjas y graneros.

 

Lámina R101 galvanizada

Destaca por su capacidad de carga, diseño excepcional que favorece el flujo de aire a través de su superficie y un eficiente sistema de drenaje. Estas características lo convierten en un producto solicitado por los expertos para la elaboración de cubiertas de fijación expuesta, construcción de faldones, muros de naves industriales, hangares y cocheras.

Lámina O100 galvanizada

Posee una configuración ondulada y destaca por su versatilidad, relación calidad-precio y ligereza. Además, su fácil instalación permite su uso en techos y muros, razón por la cual se emplea en la construcción de bardas perimetrales o diversas cubiertas ligeras, como las que se encuentran en centros deportivos, espacios residenciales de relajación e incluso aulas.

Lámina O30 galvanizada

Al igual que el acanalado O-100, la lámina con acanalado O-30 presenta canales ondulados rígidos; sin embargo, es lo suficientemente flexible como para ser cortada, lo que le permite cubrir grandes claros y adaptarse a la construcción de techos curvos en inmuebles amplios o en espacios más reducidos, como pequeños locales comerciales y espacios en granjas.

Lámina RN100/35 galvanizada

Tiene un doble canal antisifón y una excelente capacidad estructural. Esta lámina se utiliza para cubrir fachadas y techos en diversos proyectos; por lo que es común encontrarla en almacenes y naves industriales o estructuras como estacionamientos, que demandan una resistencia significativa. Ofrecen un ahorro considerable en tiempo, costo y mano de obra.

Lámina RD 91.5 galvanizada

También conocida como Wide Rib, se distingue por un perfil rectangular y canal de patín ancho tipo B. Se usa para crear cubiertas compuestas y levantar muros o fachadas de espacios como edificios, aeropuertos, centros comerciales, tiendas departamentales, bodegas, fábricas, casetas, naves industriales, almacenes, estacionamientos y cocheras.

¿En qué calibres y medidas se encuentran disponibles?

La lámina galvanizada se encuentra disponible en una amplia variedad de calibres. Estos últimos también son importantes para determinar su uso para una construcción u otra. Por ejemplo, para elaborar los techos complejos industriales, los profesionales suelen elegir espesores más gruesos que los que emplean para una obra residencial. Por otra parte, no olvides que entre más alto sea el número del calibre de este material, más delgado será también el grosor del mismo.

En este sentido, a continuación te presentamos la tabla de calibres de lámina galvanizada, junto con las medidas de la misma, que puedes adquirir en Aceros Electroforjados:

MEDIDAS DE LA LÁMINA GALVANIZADA
Modelo Calibre Medidas
Lisa 10, 12, 14, 16, 18, 20, 22, 24, 26, 28, 30 y 32 3 x 6, 3 x 8, 3, 3 x 10, 3 x 12, 4 x 8, y 4 x 10 pies
Rollo 10, 12, 14, 16, 18, 20, 22, 24, 26, 28, 30 y 32 3 y 4 pies de ancho
Cinta de 2 pies de ancho
R101 20*, 22*, 24, 26 y 28 Ancho total: 107 cm
Ancho efectivo: 100.8 cm
Longitudes: Mínima de 8 pies y máxima de 39 pies
R72 22*, 24, 26, 28, 30 y 32** Ancho total: 81 cm
Ancho efectivo: 72 cm
Longitudes: Mínima de 6 pies y máxima de 39 pies
O30 22, 24, 26, 28* y 32 Ancho total: 85.6 cm
Ancho efectivo: 77.8 cm
Longitudes: Mínima de 6 pies y máxima de 39 pies
O100 20*, 22*, 24, 26 y 28 Ancho total: 110 cm
Ancho efectivo: 95 cm en cubiertas y 103.2 en muros
Longitudes: Mínima de 6 pies y máxima de 39 pies
RN100/35 20*, 22*, 24 y 26 Ancho total: 110 cm
Ancho efectivo: 100 cm
Longitudes: Mínima de 6 pies y máxima de 40 pies
RD91.5 18*, 20, 22 y 24* Ancho efectivo: 91.5 cm
Longitudes: Mínima de 6 pies y máxima de 40 pies
Esquema con medidas y especificaciones de la lámina galvanizada

Accesorios necesarios para la instalación de la lámina galvanizada

Un aspecto clave que contribuirá con la durabilidad y rendimiento a largo plazo de tus láminas galvanizadas es que lleves a cabo la fijación de las mismas de forma correcta. Para ello deberás contar con todos los accesorios de instalación de este producto, mismos que te permitirán asegurar tus hojas de lámina sobre cualquier superficie de PTR o algún otro tipo de estructura metálica o hecha con cemento. Dale un vistazo a las piezas que necesitas para ello y no olvides solicitarlas al momento de realizar tu pedido:

  • Pija punta de broca
  • Pija punta normal 
  • Pija punta tek 
  • Canalón
  • Tapagotero 
  • Botaguas 
  • Cumbrera

¿Cuánto tiempo dura una lámina galvanizada?

En un ambiente con bajo nivel de salinidad, la lámina galvanizada puede mantenerse en buen estado entre 50 a 100 años. Sin embargo, en entornos altamente corrosivos, su resistencia puede reducirse aproximadamente a 25 años. En este sentido es claro que su durabilidad dependerá de las condiciones ambientales a las que esté expuesta y el mantenimiento que reciba, el cual puedes llevar a cabo periódicamente, además de agregar algún tipo de recubrimiento de pintura y barniz para materiales galvanizados.

Vista al interior de un techo de lámina galvanizada

¿Cómo pintar una lámina galvanizada?

Si vas a elaborar un techo de lámina galvanizada o algún tipo de muro y quieres que este elemento se encuentre en sintonía con la decoración ya existente, es probable que necesites pintar la lámina. Este es un proceso muy sencillo, siempre y cuando sigas los pasos adecuados. En seguida te explicamos qué es lo que tienes que hacer para darle a este producto un acabado acorde al espacio en el que lo vas a utilizar:

1. Limpia la superficie: frota el material con una fibra de grano fino suavemente hasta que adquiera una textura rugosa y de esta manera la pintura tenga una mejor adherencia. Posteriormente utiliza thinner y un trapo limpio para asegurarte de que la lámina esté libre de cualquier rastro de suciedad.

Modelado de la Limpieza de una lámina galvanizada

2. Aplica el primer: realiza una mezcla de primer (50 %) con catalizador para primer (50 %) y thinner acrílico (10 %), y aplícala sobre la lámina con una pistola de gravedad. Deja secar por lo menos dos días seguidos antes de agregar un acabado.

Modelado de la aplicación de la mezcla de primer sobre la lámina galvanizada acanalada

3. Agrega un acabado: realiza una mezcla de esmalte acrílico con poliuretano, esmalte acrílico estándar, catalizador para primer (⅛ por cada litro) y solvente para poliuretano. Aplica dos manos del preparado y deja secar por una hora.

Modelado de la aplicación del acabado final sobre la lámina galvanizada

¿Cómo saber si una lámina está galvanizada?

En caso de que tengas diversas láminas almacenadas desde hace tiempo y no recuerdes  si todas se encuentran galvanizadas, o bien, si  quieres comprobar que los productos que adquiriste recientemente presentan este tipo de recubrimiento, tienes dos prácticas opciones. La primera es a través de la observación, en la que debes identificar lo siguiente:

  • Brillo: el galvanizado aporta un brillo característico a la superficie de la lámina, similar al níquel. Este brillo puede ser más o menos intenso dependiendo del proceso de galvanizado y el tiempo de exposición.
  • Aspecto jaspeado: la superficie de la lámina galvanizada puede tener un patrón jaspeado o con pequeñas manchas. Esto es normal y se debe a la cristalización del zinc durante el proceso de galvanizado.
  • Color: el color de la lámina galvanizada puede variar desde un gris claro hasta un gris oscuro, dependiendo del tipo de galvanizado y la cantidad de zinc utilizada.

Por otra parte, también puedes comprobar que tu lámina galvanizada cuenta con esta capa de protección mediante algunas pruebas físicas bastante fáciles, de las cuales te hablamos en seguida:

  • Imán: el zinc es un metal no ferromagnético, por lo que una lámina galvanizada será menos atraída por un imán que una lámina de acero sin galvanizar.
  • Prueba de rayado: si se raya la superficie de la lámina con un objeto duro, la capa de zinc se desprenderá y se podrá observar el acero base.
  • Prueba de ácido: puedes aplicar una solución de ácido clorhídrico diluido a la superficie de la lámina. Si la superficie burbujea, significa que la lámina está galvanizada.

¿Cuánto cuesta una lámina galvanizada?

El precio de la lámina galvanizada puede variar debido a los cambios en el costo internacional del acero. Para mayor certeza comunícate con una ejecutiva de ventas de Aceros Electroforjados al número 55 58 88 95 05 o por medio de WhatsApp. Solicita una cotización gratuita de las láminas que necesites para tu proyecto y realiza tu pedido hoy mismo.

No olvides leer nuestro blog, el cual actualizamos constantemente con información valiosa sobre el sector acerero y de la construcción. Síguenos en redes sociales, Facebook e Instagram, en donde encontrarás contenido que te será de gran utilidad. Suscríbete también al canal de YouTube, ya que cada semana publicamos un nuevo video en el que te mostramos cómo concretar de la mejor forma proyectos espectaculares con diversos productos de acero.

Si te gusta este contenido compártelo en: