Pieza de acero laminado en caliente al rojo vivo sujetado por pinzas
Si te gusto este contenido compartelo en:

Lo más seguro es que este tipo de términos “laminado en caliente o laminado en frío” ya los hayas escuchado anteriormente, ya sea en las tiendas de materiales, cuando alguien oferta un producto de acero o cuando estás a punto de cotizar piezas aceradas para tu construcción. ¡No te preocupes más! Llegaste al artículo adecuado, hoy te irás de aquí sabiendo todo sobre los productos laminados en caliente y sus 5 diferencias con el proceso en frío. Desliza hacia abajo y ¡descúbrelo!


¿Qué es el laminado en caliente?

El laminado en caliente es el proceso a través del cual suelen pasar los productos de acero, éste implica que la pieza de acero atraviese por una serie de rodillos a temperaturas muy altas, superando los 926 °C. Este proceso también implica la reducción del tamaño en las piezas aceradas, convirtiéndolas finalmente en unas más largas y estrechas.

Estos rodillos o cilindros están fabricados de acero forjado o de fundición de hierro, lo cual los hace resistentes a altas temperaturas sin peligro de deformar su estado sólido. Es importante que sepas que durante el proceso de laminación existen diferentes tipos de deformaciones entre las que destacan el ensanchamiento, dilatación y el alargamiento-aceleración.

¿Cómo se realiza el laminado en caliente?

En primera instancia, para realizarlo las personas expertas en la manipulación del acero en altos hornos, deben contar con el equipo adecuado para evitar accidentes, posteriormente se inicia el proceso de laminado en caliente. El primer paso es calentar un trozo rectangular de metal, después se coloca entre los rodillos o cilindros y se desliza hasta aplanarse y dar forma a sus dimensiones finales.

Este tipo de laminación se divide en dos etapas, la primera implica el calentamiento y laminación desbastadora de los lingotes; y la segunda refiere al nuevo calentamiento seguido por la laminación forjadora y acabadora de la pieza de acero, mejor conocida durante este proceso como palanquillas.

Durante esta laminación se aprovecha el alto grado de maleabilidad del acero expuesto a altas temperaturas, pues es cuando se tiene un mejor rendimiento para su deformación y por ende la creación de nuevas piezas metálicas. Normalmente este tipo de procesos se lleva a cabo en las siderurgias, pues se aprovecha que después de la fundición del acero se lamine la pieza, ahorrando así tiempos y dinero.

Los rodillos a través de los cuales pasan las diferentes piezas de acero, también se les conoce como trenes de laminación, éste tipo de sistemas trabajan de manera secuencial y por lo tanto se clasifican a partir del producto que logran fabricar. Por lo tanto aquí te mostramos 4 tipos de trenes de laminación que debes conocer:

  1. Tren Continuo: Implica una serie de cajas acomodadas una después de otra.
  2. Semicontinuos: Tiene las mismas características que el anterior, la diferencia radica en que en éste las piezas de acero se pueden retirar en pasadas intermedias.
  3. En línea o desplegados: Este tipo de tren está compuesto por cajas alineadas y entre cada una de ellas existen dispositivos formadores de lazo.
  4. En zigzag: Se combinan los trenes continuo y en línea, de tal forma que la pieza que se va a crear, se deforme en dos direcciones.

Características del laminado en caliente

Con lo mencionado anteriormente, seguro ya tienes una idea sobre las especificaciones que hacen únicas a las piezas de acero laminado en caliente, pero si lo que necesitas es información más específica aquí te dejamos una lista con las ventajas y desventajas de emplear laminado en caliente.

Ventajas

  1. Tiene mayor maleabilidad y maquinabilidad
  2. Reduce costos y consumo de energía
  3. Mejora el rendimiento de los metales
  4. Se pueden manejar piezas de diferentes tamaños y formas
  5. No existe endurecimiento durante la deformación

Desventajas

  1. Tiene acabados menos uniformes y granulado más grande
  2. Al finalizar la laminación queda un producto más frágil y poroso
  3. Durante su proceso de enfriamiento las piezas de acero suelen perder la exactitud en sus medidas

5 diferencias entre el laminado en frío y caliente

  1. Respecto al laminado en frío, la pieza de acero no sufre deformaciones durante su proceso de enfriamiento, pues mientras se lamina en caliente, también se enfría.
  2. La laminación en frío tiene menos opciones para crear formas diferentes, debido a que su proceso de enfriamiento se hace de manera artificial y no a temperatura ambiente.
  3. El acero laminado en frío no necesita ser limpiado para resaltar la oxidación del metal, mientras que con el laminado en caliente sí.
  4. El acero laminado en caliente se usa para estructuras de construcción, mientras que el laminado en frío para elementos que requieren piezas más exactas.
  5. El laminado en frío aumenta la resistencia y dureza del acero y disminuye su ductilidad, mientras que el laminado en caliente no.

¿Qué efectos tiene la laminación en caliente?

La laminación en caliente deja como resultado piezas aceradas con medidas no tan exactas como el laminado en frío, pero ofrece las formas ideales para la elaboración de estructuras aceradas de grandes o pequeñas dimensiones. Entre las cuales destacan los perfiles metálicos, como los PTR, las soleras de acero o el perfil ángulo.

Es por ello que en Aceros Electroforjados te ofrecemos este tipo de productos y más, los cuales puedes cotizar gratis y en la cantidad que necesites. Ponte en contacto con nosotros y una ejecutiva de ventas te atenderá, llámanos al teléfono 55 5888 9505, visita nuestras redes sociales y comenta todo lo que quieras. Mantente al tanto de nuestro blog y entérate de las buenas nuevas que tenemos para ti.

Referencias

Artículos que pueden ser de tu interés


Si te gusto este contenido compartelo en: