3 tipos de acero al carbón que debes conocer
Si te gusto este contenido compartelo en:

¿Estás a punto de comprar piezas de acero al carbón para tu proyecto? ¡Espera! Recuerda que primero debes conocer lo más importante sobre los materiales que vas a adquirir. Por ello, te vamos a decir lo que no sabías de esta aleación, como el hecho de que se clasifica en tres tipos diferentes. ¡Continúa leyendo para descubrirlos todos!

¿Qué quiere decir acero al carbón? 

El acero al carbón es una aleación entre el carbono y el hierro, principalmente, aunque también suele contener silicio y manganeso, necesarios para incrementar sus propiedades mecánicas. En este sentido, la proporción de carbono presente en el material determina, en gran parte, su mayor o menor resistencia a la tracción.

Por otra parte, se trata de un tipo de acero que también presenta en su composición ciertas cantidades de elementos como azufre, fósforo, oxígeno e hidrógeno, a las cuales se les considera impurezas, por no poder eliminarlas en su totalidad durante el proceso de producción.

Este material es bastante utilizado en la industria de la construcción, en donde regularmente se combina con el concreto para levantar estructuras resistentes. Por otro lado, también se emplea en la manufactura de diversas piezas no expuestas a la intemperie, tanto del sector automotriz como de línea blanca y vivienda en general.

Acero al carbón: características

Este tipo de acero tiene varias características, cada una de ellas importante para tener en cuenta, pues conocerlas es fundamental para saber qué tan viable será usarlo en tu próximo proyecto o incluirlo en tu negocio.

Una característica fundamental del acero al carbón es su resistencia a la tracción y, aunque su ductilidad disminuye entre más alto sea su nivel de carbono, sigue siendo fundamental en cuestiones estructurales, sobre todo cuando se trabaja en conjunto con el concreto, ya que aumenta la firmeza de este último.

Asimismo, el también llamado acero al carbono cuenta con cierto grado de flexibilidad que le permite ser bastante útil cuando se emplea como estructura base. Gracias a su bajo costo es muy solicitado dentro de diversos sectores para la creación de diferentes artículos, desde alfileres o pequeñas piezas de herrería hasta carrocerías.

Tipos de acero al carbón:

Dentro de la clasificación de este material existen tres diferentes tipos de acero al carbón, que se diferencian de acuerdo al porcentaje de carbono que contienen. A su vez, dependiendo de esto, es que se utilizará para alguna cuestión u otra. A continuación te explicaremos cada uno de ellos y las diferencias entre los mismos.

Bajo porcentaje de carbono

Este tipo de acero es comúnmente llamado “dulce” o “ferro”; posee menos del 0.25% de carbono. Gracias a esto presenta una gran ductilidad, maleabilidad y soldabilidad, además de contar con bajos costos, por lo que dentro de sus aplicaciones es posible encontrarlo en construcciones de obra pública, privada o residencial.

Placas de acero al carbón apiladas unas sobre otras dentro de una fábrica

Mediano porcentaje de carbono

Es un acero que presenta una dureza y resistencia mayor al de bajo porcentaje, ya que cuenta con un contenido de carbono que puede variar entre el 0.25 y el 0.55%. Un dato importante es que son difíciles de soldar si no pasan por un precalentamiento. Se usa para fabricar cables, resortes, engranajes y ejes para autos.

Rollos de alambrón de acero al carbón almacenados en bodega

Alto porcentaje de carbono 

Cuenta con el 0.55 y 2% de carbono, por lo que es el más duro y resistente de los tres que pertenecen a esta categoría. Además, puede ser templado sin ninguna dificultad gracias a su composición. Se utiliza para fabricar brocas, yunques, limas, muelles, cuchillas de torno y algunas de las piezas que más se utilizan en el sector de la construcción como la placa de acero, la rejilla electroforjada y los perfiles metálicos.

Perfiles de acero al carbón apilados y acomodados dentro de un almacén

¿Qué es mejor: acero al carbón o acero inoxidable?

Esta es una de las preguntas que más surgen cuando vamos a llevar a cabo algún proyecto en el que es necesario el acero. ¡Pero no te preocupes!, a continuación te explicaremos sus diferencias, para que puedas tomar una decisión al momento de elegir uno u otro.

La principal diferencia entre ambos aceros radica en su composición, ya que el inoxidable contiene, además de carbono y hierro, elementos como el cromo y el molibdeno, esenciales para evitar la corrosión del material. También es más resistente a las bajas temperaturas y soporta mejor la húmedad, lo que lo hace perfecto para su uso en exteriores.

Por otra parte, una ventaja importante del acero al carbón frente al acero inoxidable es su bajo costo y su mayor resistencia frente al uso constante, gracias a sus componentes. Presenta una mayor firmeza y es mucho más fácil de mecanizar o soldar; todo esto lo hace perfecto para ser utilizado en entornos secos.

No obstante, recuerda que la mejor opción será aquella que se adapte de mejor manera a tus condiciones y a las de tu proyecto, para que te entregue excelentes resultados de calidad y durabilidad. Por ello, es importante que siempre solicitemos la asesoría de los profesionales mejor calificados antes de adquirir un material.

En Aceros Electroforjados puedes encontrar productos de acero al carbón o inoxidable de la más alta calidad y a un excelente precio. Si deseas solicitar una cotización totalmente gratuita, ponte en contacto con una ejecutiva de ventas a través de WhatsApp o al número 55 5888 9505.

No olvides visitar todas nuestras redes sociales, Facebook, YouTube e Instagram, para encontrar más contenido sobre la industria del acero. Asimismo, visita nuestro blog para que sepas cómo sacarle el máximo provecho a todos los materiales en tus futuras obras.

Artículos que pueden ser de tu interés

Si te gusto este contenido compartelo en:

Dejar un comentario